Un café con Julio Villalobos, Director de Marketing de ESADE

Runroom entrevista a Julio Villalobos

Y llegó el día de nuestro encuentro. En esta ocasión no teníamos que presentar propuestas, soluciones tecnológicas ni estrategias digitales, sino sencillamente charlar largo y tendido con el Director de Marketing de la principal escuela de negocios de Barcelona sobre su formación, su vida y sobre la relación que nos une desde hace años, gracias a los proyectos que Runroom ha desarrollado para diferentes áreas de negocio de ESADE.

Julio impone cierto respeto, para qué negarlo, y no sólo como profesional sino también como deportista, sobre todo tras haber tenido el placer de haber sido literalmente machacados por él y por su equipo en el campo de fútbol 7 en un memorable encuentro ESADE-Runroom cuyo resultado final preferiríamos borrar definitivamente de nuestra memoria…

Gaudint de l’esport amb els amics de @runroom. El més important és participar. Hi tornarem, oi?

Una foto publicada por Sergi Fernández Bosch (@sergifernandezb) el

Así que allí estábamos, en la Creativity Room de ESADE, para un nuevo tête-à-tête con Julio, hombre organizado donde los haya, de extrema puntualidad y meticuloso en la exposición. ¡No podía ponérnoslo más fácil para hacerle una entrevista en vídeo! Aquí tenéis un extracto de nuestro encuentro:

También podéis ver la entrevista completa en el siguiente enlace así como la transcripción de la entrevista a continuación. Enjoy!

 

Vale vamos allá ¿Te quieres presentar?

Soy Julio Villalobos. Soy el Director de Marketing de ESADE. Soy un gran apasionado de la dirección de equipos, del marketing y del deporte en general.

Sabemos que has vivido en muchos lugares diferentes. Has estado viviendo en Barcelona, Canarias, UK, Estados Unidos… ¿Sientes que perteneces a alguno en especial?

No. Pasa lo típico: cuando estoy en Canarias soy el de Barcelona y cuando estoy en Barcelona soy el canario. Lo que sí que he tenido la gran suerte de poder vivir una etapa de mi vida en Estados Unidos y otra etapa de mi vida en Inglaterra y creo que esto ha sido un hecho diferencial. No sólo por el tema idiomático, sino porque cuando tuve que vivir en estos sitios era bastante joven, tenía 16, 17 y 18 años. Esto te ayuda a madurar mucho y conocer otras culturas siempre ayuda a valorar la tuya más todavía.

Considerando tu formación como ingeniero y en marketing ¿Qué te ha llevado a emprender tu carrera actual? ¿Era lo que deseabas cuando eras pequeño?

No, bueno, cuando eres pequeño realmente nunca sabes lo que quieres hacer. Entonces yo estudié ingeniería, un poco por tradición familiar, pero rápidamente me di cuenta que la ingeniería no es lo que me apasionaba. Podía ser un buen trabajo, una buena carrera, una buena forma de ganarme la vida, pero no me apasionaba.

Siendo ingeniero en Philips ya empecé a derivar mi carrera hacia el área más Commercial Marketing. Luego fui complementando con estudios de marketing donde sí encontré mi pasión: el marketing a nivel profesional.

Sí que creo que ser ingeniero me hace ser mejor Director de Marketing. De hecho no soy un Director de Marketing creativo, más bien soy un Director de Marketing de procesos y operaciones. Me respaldo mucho en un buen equipo formado por profesionales que son mucho más creativos que yo.

Un proveedor de marketing digital tiene que ser capaz de integrar tecnología.

Mi relación con la tecnología es muy importante. De hecho es una pieza clave cuando seleccionamos un proveedor. Haga lo que haga ese proveedor tiene que ser capaz de integrar tecnología.

Me gustaría entender cómo es tu día a día en ESADE. ¿Cómo es un día de trabajo normal? Llegas a la oficina y ¿qué es lo que más te gusta de un día normal?

A ver, mi puesto realmente ha ido evolucionando. Soy una persona que intenta respaldarse mucho en el equipo, en positivo. Doy mucho empowerment a la gente. Y empowerment real. Quiero decir, no sólo la responsabilidad o el trabajo, sino realmente que sean ellos los que tiren… que ellos sean los directores de su área de trabajo. Entonces mi trabajo está más hacia arriba a ver cómo recojo las grandes líneas maestras de dirección general o de la dirección estratégica para bajarlas a los equipos. Y también cómo consigo que fluya todo. Realmente ESADE es una organización compleja a nivel organizativo. Una organización que tiene tantas personas de mucho talento y la gestión no es fácil. Entonces mi trabajo está mucho más en hacer que ese trabajo más pragmático de mi equipo sea fácil. O que sea lo más fácil posible.

ESADE es una organización muy compleja, con personas de mucho talento, y donde la gestión no es fácil.

Por ello, mi trabajo es muy dinámico porque el equipo está en Sant Cugat pero nuestros clientes internos (porque al final trabajamos en “modo cliente/proveedor”) están repartidos por todo ESADE: en Barcelona, en Sant Cugat, en Madrid, e incluso en el extranjero pues tenemos programas partners con la Università Bocconi, con Georgetown University, con la Fundação Getulio Vargas… así que nuestros clientes internos también están en Estados Unidos, en Brasil o en Italia. Para esta gestión o bien nos desplazamos físicamente o bien por videoconferencia o por mail.

Ésto sin dejarnos las demás áreas, porque no hay casi ningún proyecto de marketing que hagamos solos. Estamos siempre trabajando en co-creación con otros departamentos y sobretodo muy vinculados con la tecnología. Por lo tanto hay siempre mucha relación con el departamento tecnológico además de otras áreas de la casa, ya sean de programas o más corporativas.

¿Cómo era ESADE antes de tu llegada?

A ver, obviamente no había un 90% de inversión en recursos en digital cuando yo llegué. Cuando hablo de recursos hablo de tiempo, de personas y de dinero. Yo me incorporé en el año 2010, que son cinco años ya, pero 5 años en el siglo XXI es mucho tiempo. Por lo tanto, no se trata de que yo lo haya empujado, se ha empujado desde el equipo pero también el entorno ha acompañado.

Hoy por hoy el marketing que desarrollamos diría que es 90% basado en lo digital.

Posiblemente no diría que hace cinco años estaban invertidos los porcentajes, 90% en analógico y 10% en digital, pero sí que había más peso en analógico que en digital. En el año 2010 la presencia en medios analógicos de papel, en prensa, era importante. Hoy por hoy nuestro peso en papel es mucho más bajo y donde hacemos mucho esfuerzo es en que todos los contenidos que hagamos sean digitales y que salgan por canales digitales. Que es al final donde consigues el volumen, la velocidad y donde está nuestro público objetivo.

Es muy interesante tu desarrollo profesional dentro de ESADE. Sabemos que empezaste con un equipo pequeño, luego has ido teniendo más gente a tu cargo, etc. ¿Cómo te has enfrentado al cambio, a las nuevas responsabilidades, a más equipo, más frentes abiertos…?

Yo me incorporé a ESADE como Director de Marketing Corporativo para reorganizar y dar impulso al Área Corporativa de Marketing que había quedado un poco huérfana de directivo, porque el directivo anterior se había marchado.

Fue coger ese coche que estaba quieto, que iba cayendo hacia atrás y ponerlo en marcha, darle velocidad, pero no fui yo sólo. Me encontré un buen equipo donde lo que le faltaba era un líder, pero que ya era un muy buen equipo y ESADE vio determinadas capacidades en él. La evolución fruto de este trabajo nos fue dando nuevas oportunidades y nuevas responsabilidades, como por ejemplo la unificación de todos los equipos de marketing.

En ESADE teníamos diferentes equipos de marketing, uno por cada unidad de negocio, que dependían directamente del Director Ejecutivo. Esto tenía sus ventajas pero a la vez muchas limitaciones. Entonces creímos oportuno presentar un proyecto de unificación de equipos de marketing donde pudiésemos aprovechar mucho más todas las fortalezas profesionales de cada una de las personas que trabajaban en estos equipos individuales, los presupuestos y todos los procesos… y realmente aquel proyecto que estaba sobre el papel es hoy un éxito, una realidad y creo que es un proyecto donde con menos personas se están haciendo más cosas y de manera más eficiente en base a los resultados.

En base a vuestros objetivos ¿Hay algún proyecto digital que te haya entusiasmado especialmente?

Para mi lanzar la primera web móvil de ESADE, además a nuestro riesgo porque la casa no era consciente de lo importante que era, fue un punto diferencial. Reorganizar toda la web de Executive Education, que era la suma de 100 webs hechas en un histórico de tiempo, con lo cual había webs de todos los tipos, y organizarla desde una visión de usuario, también.

Estamos creando la nueva web de ESADE, que es un proyecto que me apasiona y está siendo un reto.

Y concretamente el proyecto actual en el que estamos que es rehacer toda la web de ESADE y conseguir una web muy nueva, pensada en el usuario con navegación programática, pensando en etiquetas, donde prime el contenido, donde seamos capaces de gestionar esa amalgama de diferentes usuarios que tenemos, diferentes programas… Pensad que nosotros tenemos programas desde un BBA, cuyo potencial usuario es un chaval de 17 años, a programas de Global Management donde el potencial usuario es un señor de 60 años que lo que quiere es entender cómo funciona el mundo porque va a internacionalizar su empresa.

Desde una persona aquí en Barcelona, a un brasileño, a un chino o a un japonés. Tenemos programas con partners, como os decía con Getulio Vargas Georgetown, con Bocconi, con Lingnan, etc. para los que vamos a hacer acuerdos específicos. Por lo tanto, hemos de gestionar todo eso y que quede bien reflejado y desde una visión de usuario en la principal herramienta de comunicación, de información, de captación, de fidelización y de recomendación como es la web. Es un proyecto que me apasiona y está siendo un reto.

Si hablamos de outsourcing ¿Cuáles son los factores más importantes en la selección de un proveedor? 

Bueno yo tenía un jefe que me explicó un día una anécdota y la hago servir tanto para seleccionar proveedores como para seleccionar, si me permitís la palabra, gente que va a trabajar conmigo. Y es gente buena, buena gente y pasión. Es decir, gente buena en el sentido de que si yo te contrato para tirar rayas con un lápiz pues que esas rayas con un lápiz estén bien tiradas. O sea, gente que sea técnicamente buena en lo que lo vas a fichar.

A la hora de elegir proveedor nos basamos en la idea de fichar gente buena, buena gente y con pasión por lo que hace.

Buena gente en el sentido en que… ¡ostras! Son personas con las que vas a trabajar. Te vas a relacionar, no nos relacionamos máquinas con máquinas. Nos relacionamos personas con personas. Y cuando va todo bien, bien. Pero cuando va todo mal necesitas una persona al otro lado con la que poder hablar, con la que poder entenderte, con la que poder discutir, con la que poder llegar a un acuerdo o un punto de desacuerdo. Por lo tanto no necesitamos los más simpáticos de la clase pero tampoco gente complicada. Queremos gente normal. Tanto proveedores como colaboradores internos en el equipo.

Y luego pasión. Personalmente soy una persona muy apasionada por lo que hago y me gusta que la gente que trabaja conmigo tenga la misma pasión por lo que hace. Y si lo va a hacer con mi producto pues que tenga pasión por mi producto. En esa línea… ¿Qué intentamos? Pues huir de las grandes compañías que mantienen la distancia entre esta relación personal o de cariño con el producto. También intentamos huir de los freelance por un tema de capacidad, porque nosotros somos una organización con mucho dinamismo, con mucha capacidad de saturar al proveedor.

Buscamos ese mix híbrido de proveedor entre 15, 20 o 25 personas donde los socios estén integrados en el proyecto. Estén en el día a día del proyecto y no necesariamente exigimos que los socios lleven la cuenta de ESADE pero sí exigimos que cuando hay un problema den la cara.

¿Cómo conociste a Runroom?

A Runroom lo conocí a través de otro proveedor que tenemos que se llama Firma, que es nuestra agencia creativa y también de central de medios. Básicamente Firma nos ayudaba mucho en el diseño y en toda la parte más analógica. Cuando yo me incorporé para digitalizar el marketing y decidimos dar ese salto a digital, Firma nos sugirió un partner con los que solían colaborar y con los que trabajaban muy cómodos y hacían muy buen tándem, que era Runroom.

Y bueno, ahí nació el interés y empezamos a hablar. A través de diferentes momentos nos hemos ido conociendo hasta que se produjo un momento clave de unificación del equipo. Como os decía, en ESADE había muchos equipos de marketing cada uno con proveedores diferentes, entre ellos, por ejemplo, para la parte de SEM y de gestión de AdWords en Google.

Al unificar el equipo, decidimos buscar un único proveedor de SEM e hicimos un concurso con el departamento de compras, cuya incorporación nos ha dado un punto hacia delante a nivel ESADE gracias al mix de la metodología que tiene un departamento de compras y el know how que tiene el departamento de marketing. Hicimos un concurso, presentamos dos agencias grandes, dos bastante más pequeñas y dos medianas, de este tamaño que decíamos que nos hacía sentir cómodos. Y al final la que ganó fue Runroom.

¿Puedes definir a Runroom en una palabra?

Cariñosamente la definiría como, y digo cariñosamente, como frikis.

Definiría Runroom como “talento digital”. Porque realmente nos han ayudado.

Pero profesionalmente, y dejando un poco la coña a parte (y además es algo que yo siempre les digo a ellos), diría en una no, pero en dos palabras: “talento digital”. Porque realmente nos han ayudado. Su talento en el entorno digital nos ha ayudado a dar un salto de valor a ESADE como organización en el entorno de marketing.

¿Recuerdas el primer encuentro ESADE-Runroom?

Recuerdo dos conversaciones importantes. Una larga conversación telefónica que además se produjo en un momento especialmente sensible para mi porque estaba en las oficinas centrales de Google, nada más incorporarme en ESADE cuando teníamos múltiples equipos gestionando los AdWords, y pedí que me enseñaran los ratios de conversión medios del sector y los ratios de conversión medios de ESADE.

Para mí fue evidente que necesitábamos mejorar y cambiar la metodología. Y recuerdo esa conversación volviendo de las oficinas centrales de Google en Dublín hasta el hotel, hablando con Carlos de Runroom, que además me pasé de largo el hotel y acabé en la playa y pensé “me voy a salir de la isla”. Vi que había mucha conexión personal y que había mucho conocimiento técnico por otro lado.

Sin duda, recomendaría a RunroomMe llamó mucho la atención el dominio tecnológico de la materia y la cercanía con la que hacían algo tan aparentemente complicado, sencillo.

Recuerdo el primer momento de reunión, que también era con Aurelio, donde nos hicieron la primera presentación para el concurso, recuerdo perfectamente que iba vestido con una camisa amarilla y negra y una pajarita. Y dije “ost…” ¡Me llamó la atención! Esto fue una de las cosas que tengo marcadas. Pero luego me llamó también mucho la atención el dominio tecnológico y el dominio de la materia. Y la cercanía con la que hacían algo tan aparentemente complicado, sencillo.

¿Recomendarías a Runroom?

Recomendaría a Runroom? Sin duda. De hecho lo he recomendado varias veces. Creo que es una organización que tiene ese mix. Recomendaría Runroom a una organización que esté buscando lo que estamos buscando nosotros. Un proveedor que no sea excesivamente grande pero que tampoco sea pequeño.

Un proveedor que domine mucho la materia pero que también sean tecnólogos y sean capaces de implementar lo que te proponen. Y donde la relación humana pese. Nosotros estamos muy orgullosos. Una de las cosas por las que siempre apuesto es invertir en neuronas. Más vale invertir algo menos en el medio, en este caso si lo llevamos al tema de SEM, invertir menos euros en Google y darle esa diferencia de inversión a alguien que sepa y te aproveche ese dinero. Y de hecho eso ha pasado en ESADE.

Antes invertíamos 100 en Google y obteníamos 1.000. Ahora invirtiendo 80 en Google y 20 en Runroom, obtenemos 10.000.

Nosotros invertíamos 100 en Google y obteníamos 1.000 y ahora invirtiendo 80 en Google y dándole 20 a un proveedor, que en este caso es Runroom, obtenemos 10.000. Por lo tanto es rentable invertir en neuronas y más en un mercado donde todo evoluciona muy rápido e internamente es muy difícil tener el conocimiento suficiente para estar al día. Y nosotros por ejemplo en SEO, en SEM, en SMM buscamos partners externos que estén pendientes del mercado.

Es decir, yo sé que si Google cambia el algoritmo de posicionamiento en SEO mi agencia va a estar ahí y se va a enterar.

¿Qué aspectos mejorarías de la relación entre Runroom y ESADE?

Creo que Runroom es una organización que cuando los tienes alineados va muy bien pero si por ejemplo los quieres encorsetar en un contrato, no se encuentran cómodos. Es como un león en una jaula. A lo mejor la gente de marketing no estamos tan acostumbrados a encorsetar a los proveedores de marketing, pero como os decía el trabajar con un departamento de compras, que sí está muy acostumbrado a este tipo de contratos, a largo plazo te acostumbras.

Creo que para el día a día es mucho mejor tener un proyecto de confianza, no encorsetado con un contrato, pero entiendo que las organizaciones nos movemos por contratos y tenemos que aprender a movernos en ese entorno.

Hablabas antes de la tecnología y de cómo te afecta en tu día a día. ¿Cuál es tu relación con la tecnología?

Mi relación personal es la de un usuario normal. No me considero un especial tecnólogo ni un friki de la tecnología. Estoy conectado, como todo el mundo, tengo mi portátil, mi iPad, mi Smartphone, estoy conectado por redes sociales, uso mucho internet… Pero creo que como más o menos cualquier persona de mi generación. Yo soy del año 72, soy absolutamente analógico nativo y a la vez soy un gran creyente de lo digital y por lo tanto he dado ese paso.

Me gustaría pensar que hay vida sin internet, pero creo que no.

A nivel profesional sí que mi relación con la tecnología es mucho más alta porque, como decía, hoy por hoy el marketing que desarrollamos diría que es 90% basado en lo digital. Este fue uno de los retos que se me encargó cuando vine a ESADE: digitalizar el marketing que estaba haciendo ESADE. A día de hoy podríamos estar hablando de un 90% del marketing que desarrollamos para posicionar los programas o para que los programas tengan relevancia y consigan alumnos, en un entorno 90- 95% digital.

Todo lo digital al final, o al principio, acaba apalancándose en tecnología. Por lo tanto mi relación con la tecnología, con el departamento de tecnología y con proveedores que toquen la tecnología es muy importante. De hecho es una pieza clave cuando seleccionamos un proveedor. Que haga lo que haga ese proveedor tiene que ser un proveedor capaz de integrar tecnología.

¿Hay vida sin internet?

Me gustaría pensar que sí pero creo que no. Me gustaría pensar que no estamos atados a nada en el mundo: ni al coche, ni a la gasolina, ni a internet. Quizás habrá áreas o industrias en las que no, pero hoy por hoy me cuesta imaginarme mi vida, personal por ejemplo, sin internet.

El mundo del padel se mueve en internet. Te enteras de los torneos, de las novedades por internet. Y a nivel profesional también me cuesta. Internet y todo lo que significa, el entorno de redes sociales, toda la capacidad de ser encontrado en internet, de posicionarte, de ofrecer tu producto a tu cliente concretamente en el momento que lo necesita,… Nos guste o no, estamos en manos del “mundo Google” hoy por hoy. Con lo cual creo que no, no hay vida sin internet.

¿Tienes alguna web o servicio online favorito?

Bueno, trabajo mucho la web de ESADE. Por lo tanto la web de ESADE es mi pasión. Y además son muchas webs con lo cual la gestión de tantos sites es compleja, y más pensando en visión del usuario. Como director del programa InDigital, una de las cosas que creo que he de ofrecer a los potenciales usuarios del programa InDigital o a los alumnos del programa InDigital son píldoras de formación que encamino a través del blog de InDigital donde semanalmente, cada lunes, intento poner contenido de valor, o bien en primera persona o bien a través de los profesores que participan en el programa.

A nivel personal, sí que consumo bastantes páginas webs y blogs del entorno del marketing digital para estar al día y para estar formado. Y luego a nivel personal sí que consumo mucho páginas webs de deportes: de mantenerte en forma, de correr, de bici o de padel.

¿Te resulta fácil combinar tu trabajo como Director de Marketing con la docencia en el programa InDigital y en otros masters de ESADE con tu vida personal?

Primero decir que en ESADE mi rol no es ser profesor sino Director de Marketing y para eso fui contratado. Por lo tanto mis 8-10 horas de trabajo las dedico a ser Director de Marketing. La docencia es mi pasión. Como decía antes, el marketing es mi pasión profesional pero el marketing docente, o sea la docencia del marketing, es mi pasión fuera de mi entorno profesional.

Pero bueno, como se ha ido haciendo, los resultados han salido bien y los alumnos lo han ido valorando y cada vez esa parte docente empieza a pesar más. Lo que pasa es que el marketing evoluciona muy rápido con lo cual una clase hoy y una clase dentro de un mes son totalmente diferentes y hay que prepararlas. Y me afecta porque, como decía, no soy profesor, por lo tanto el tiempo que he de dedicar para preparar esas clases lo he de dedicar el fin de semana.

A mi no me importa venir un sábado a dar clase toda la mañana o quedarme un viernes por la tarde, el impacto familiar se nota cuando para preparar una hora de clase necesito cuatro horas de preparación, y esas cuatro horas de preparación las saco de o dormir poco o de los fines de semana, y esto sí que tiene un impacto.

¿Cómo te imaginas tu vida en los próximos 3 o 5 años?

Realmente yo soy ingeniero con lo cual tiendo a programar mucho las cosas y a planificar mucho las cosas. Creo que ser ingeniero me hace mejor Director de Marketing sin duda, como explicaba al principio, pero esto no lo se. Intento no condicionarme pero sí que tengo una serie de retos en la vida. Un reto era compaginar mi carrera profesional con la docencia, con lo cual me imagino y me gustaría que dentro de tres o cinco años eso siguiese existiendo, quizás con un peso más equilibrado, teniendo tiempo para poder preparar la docencia de calidad. Me gustaría verme en ESADE pero tampoco tiene que ser condición sine qua non. Me gustaría verme desarrollándome en ESADE, si ESADE me ve desarrollándome aquí. Creo que ni yo soy el único Director de Marketing del mundo, ni ESADE la única escuela de negocios del mundo, ni la única empresa del mundo. Por lo tanto creo que los futuros se tienen que construir juntos.

Un reto era compaginar mi carrera profesional con la docencia, con lo cual me imagino y me gustaría que dentro de tres o cinco años eso siguiese existiendo, quizás con un peso más equilibrado.

Y luego a nivel personal me gustaría poder seguir haciendo deporte, me gustaría que el físico me acompañase y me pudiese dejar hacer deporte al nivel que a mi me gusta hacerlo, que es un nivel de competición amateur alto. Y sobretodo me gustaría que mis hijos sigan la evolución que están teniendo a nivel de crecer como personas. Y que mi mujer y yo estemos ahí para acompañarles.

¿Cómo desconectas del trabajo?

Desconecto del trabajo porque me encanta hacer deporte. Como decía mi gran pasión es el marketing y la docencia, mi familia y luego el deporte. Soy un gran deportista amateur. Nunca he conseguido nada profesionalmente porque no me he podido dedicar aunque hubiese sido una gran ilusión. Pero a nivel amateur sí que me gusta mucho hacer deporte, lo vivo. Empecé a hacer deporte de pequeño a nivel competición no profesional y de mayor al final haces deporte para mantenerte en forma. Y ahora te mantienes en forma para poder hacer deporte.

Me gusta mucho correr, montar en bici y en invierno hacer snowboard. Y durante todo el año soy un gran amante de este deporte incipiente que juega tanta gente que se llama padel.

¿Qué consejo le darías a tus hijos para elegir una profesión?

Yo creo que los caminos se marcan y los consigues y otras veces sin querer vas poniendo las piezas que te llevan al camino. Yo les diría que, hagas lo que hagas, que sea algo que realmente te apasiona porque al final son muchas horas al día, muchos días a la semana, muchas semanas al año y muchos años de tu vida en los que tienes que trabajar.

Tiene que ser algo que realmente te apasione porque son muchas horas al día, muchos días a la semana, muchas semanas al año y muchos años de tu vida.

Por lo tanto, si un tercio de tu vida o a veces incluso más lo vas a dedicar a trabajar, lo importante es trabajar en algo que te apasione y en un lugar en que te sientas a gusto y con gente con quien te sientas a gusto.

Mi mejor indicador, si tuviese que dar un solo ejemplo, es: “si un domingo por la tarde no estás emocionado por ir a trabajar el lunes, ¡cambia de trabajo!”. Que es lo que yo he hecho siempre. Para mi venir a trabajar es venir a estar con la gente de mi equipo, con mis jefes, con mis proveedores, con mis clientes y a mi eso me emociona. Pero por eso, que seleccionen una carrera que realmente les apasione. Que realmente hagan algo que les guste hacer. Que si les gusta, lo harán bien y si lo hacen bien a medio plazo serán exitosos y serán felices sobre todo.

¿De qué te sientes más orgulloso a nivel personal?

Aunque pueda parecer un tópico, me siento más orgulloso de mis hijos. Mi mujer y yo hemos conseguido hacer crecer a dos chavales normales, que hoy por hoy como está el mundo es difícil. Les va bien en el cole, les gusta hacer deporte, les gusta jugar un poco a la Play pero no están obsesionados y nos acompañan en este mundo de estar al aire libre, de salir a caminar, de jugar al fútbol, a las palas… De esto estoy bastante orgulloso.

Y luego en general estoy orgulloso de que por ahí por donde he ido pasando a nivel profesional mantengo muy buena relación con todo el mundo. No soy una persona de grandes grupos de amigos, de aquello de un grupo de 15 o 20 amigos, si no soy más de tener 2 amigos de la carrera de ingeniería, 2 del marketing, 2 de cuando hice el MBA, 2 de cuando estuve en Philips, 2 de Mediapark… y con estos voy manteniendo muy buena relación. Es costoso mantener una relación así, porque es mejor tener un grupo de amigos de 20 que los ves una vez y ya matas a los 20 de golpe.

De la otra forma te implica un consumo muy grande de tiempo. Pero algo que hago feliz de la vida porque para mi no significa un trabajo, sino ver antiguos amigos… y sobre todo pasa que a lo mejor veo a gente que a lo mejor no he visto en cuatro años y es como si los hubiese visto ayer. Tengo muy buenos amigos de mi época de Canarias, yo diría que mis 3-4 mejores amigos están en Canarias, y puedo pasar un año entero sin ir.

Normalmente voy en verano. Tenemos una casita en la playa y, de verdad, los veo y es como si hubiese estado tomándome una cerveza con ellos ayer. No hay distancia. Luego hay gente que veo día a día con la que sí hay mucha distancia. Gente en el trabajo o con la que no he conseguido conectar y otra con la que he conectado muy bien.

También he conseguido conectar muy bien con gente en el trabajo. En este concreto, en ESADE, tengo buenos amigos, en el equipo y fuera.

 

Algo que pocos sepan de ti…

No sé, intento ser una persona bastante abierta. Intento no ocultar cosas. Como dicen los ingleses “what you see is what you get”. Creo que es la mejor manera, pero no sé.

Yo también soy un poco friki. Por ejemplo, soy un obseso de las listas. Me gusta tener muy claro qué voy a hacer esta semana. Y tener todo en listas. El que trabaja conmigo lo sabe porque llevo siempre las listas en una Moleskine.

Llevo siempre una Moleskine con listados que me dicen qué voy a hacer esa semana y donde lo escribo todo.

Y esto es otro punto: a pesar de ser digital sigo llevando la Moleskine y sigo escribiéndolo todo en una Moleskine. Y esto me gusta.

Por lo demás creo que la gente que está cerca de mí me conoce bastante bien, no oculto nada. A la vez soy una persona que no se abre a la gente que no está cerca de mi.

 

Una canción:

Mira. No sé. Me gusta mucho la música española. Me gusta mucho Joaquín Sabina, me gusta mucho Efecto Pasillo que también son canarios, una canción muy positiva muy alegre. Y luego a nivel internacional soy un gran apasionado de Queen. Me encanta Queen. Por lo tanto creo que la canción Barcelona de Freddie Mercury y Montserrat Caballé, por el momento que fue y por el momento personal de Freddie Mercury, creo que fue un momento apasionante para Barcelona.

Esta canción me sigue poniendo la piel de gallina.

Un plato:

La pasta. Me encanta comer. Me encanta cocinar. Cocino muchas ensaladas diferentes, pero lo que me pirra es la pasta. Podría vivir de pasta. Tuve una época en mi vida que iba los lunes y volvía los viernes de Milán y vivía en un hotel y me hice amigo del chef del hotel y me sorprendía cada noche con un plato de pasta. La pasta me encanta.

Una serie de televisión: 

Friends. Creo que es una serie que, en el momento en que me enganché, me sentí muy identificado por todos los diferentes roles de la gente. Me divertía mucho con Friends.

Un lugar:

Para veranear sin ninguna duda Canarias. Es donde consigo desconectar, tengo una casita delante de la playa, voy a correr cada mañana 10 o 12 km a las seis de la mañana viendo salir el sol y esto me permite desconectar. Es mi momento del día. Ese momento sin nadie en la playa, marea baja, el sol reflejándose en el mar y acabar los 12 km bañándome en el mar, en el océano que además está fresquito, a pesar de ser agosto. Es mi momento.

 

¡Muchas gracias Julio! Fue todo un placer conversar contigo y conocerte algo más.

About Carlos Iglesias

Consultor de Negocio Digital, CEO y Co-fundador @Runroom.
Mientras pedaleo hacia el trabajo, suelo empezar el día organizando mi agenda y pensando en cómo lograré aportar el máximo valor a mis clientes.

Lo que esto significa para mi es que no me pongo límites a mi mismo, e intento que nadie del equipo se auto-limite. Es mi lucha. Me gusta decir que en Runroom no hay especialidades cerradas, sino huecos de aportación de valor que esperan ser colmados. Creo que es la mejor manera para hacer posible el desarrollo personal y profesional del equipo.

A parte de eso, soy ingeniero multimedia de formación, navegante a vela siempre que puedo, y culo inquieto en esencia. Me verás corriendo descalzo por el parque, subiendo en bici a Montserrat, organizando algún sarao para Agile-Barcelona, o impartiendo un taller de programación y robótica para niños con Vailets HackLab…

Visit My Website

Something to say?