¿A quién le gustan las newsletters?

A nosotros nos encantan y por eso ayudamos a nuestros clientes a crearlas con contenidos personalizados y relevantes para sus usuarios.

Un buen diseño, un buen asunto y un buen copy son fundamentales para que nuestra newsletter no acabe en la papelera. Es por eso que luchamos cada día para que el ratio de aperturas siga creciendo y para que el “ufff… más spam” se convierta en “¡Hay novedades! ¡A ver qué cuentan…

En este post os vamos a explicar cuáles son la tendencias de diseño, contenido y engagement que van a marcar la diferencia en el email marketing durante 2017.

Mobile First

Los estudios coinciden en que aproximadamente el 56% de los e-mails se abren y se leen desde un Smartphone. Es por eso que el diseño de una newsletter debe ser responsive, ofreciendo una correcta visualización en todos los dispositivos móviles posibles. De esta manera nos aseguramos que nuestro contenido llegue al mayor número de personas posible y que nuestra newsletter ofrezca una experiencia atractiva para el usuario.

1000 palabras valen más que una imagen

Bueno, en realidad 1000 palabras son demasiadas, pero el ratio entre imagen y texto debería oscilar entre un 40/60 y un 30/70, respectivamente. No podemos caer en el error de incluir un número excesivo de imágenes, y mucho menos, utilizar imágenes para comunicar texto. Tampoco hay que abusar de texto para comunicar correctamente los datos clave del e-mail, que hay que destacar con títulos, bullet points, frases cortas y buenos CTA’s.

Además, los gestores de e-mail pueden identificar a nuestra newsletter como spam por el simple hecho de incluir muchas imágenes. Y, por si fuera poco, las conexiones de internet lentas harán que nuestras imágenes no se carguen correctamente.

Así que, ya sabes, trabaja un buen asunto para comunicar el concepto de un vistazo y usa las imágenes justas, pero sin texto en ellas.

Un paso adelante

Si lo que quieres es ir un paso por delante de tus competidores haz que tu e-mail sea interactivo. ¿Interactivo? Sí, es lo último de lo último. Se trata de un e-mail en el que se puede realizar una acción y desencadenar un evento en ese mismo e-mail, ¡sin salir de él! Ya puedes añadir menús desplegables, carruseles o incluso un carrito de la compra a tu email.

Aquí un ejemplo muy chulo de un e-mail de Burberry para que veáis de qué se trata.

Abrir, interactuar y convertir

Si has conseguido esas tres acciones, puede saltarte este párrafo y puedes sentirte afortunado: ¡tienes lo que todo director de marketing quiere! Sin embargo, lo más probable es que quieras aún más.
Aquí van algunos trucos para mejorar esos datos de conversión:

  • Crea asuntos personalizados de 30 caracteres como máximo y evita el uso de mayúsculas, caracteres especiales y palabras del tipo “gratis”
  • Haz que tus CTA’s sean claros, concisos y visibles en un primer vistazo, sin tener que hacer scroll down.
  • Realiza A/B test para probar distintas opciones de asuntos, imágenes, CTA’s, horas de envío… Así podrás conocer mejor a tu usuario-lector.
  • Incentiva la conversión compartiendo contenido relevante y que justifique el uso del producto.

Tu cliente es único y le gusta que le traten como tal. Analiza su comportamiento post-clic y ofrécele mensajes personalizados con un copy emocional que vaya más allá.

Conoce y cuida a tus usuarios

Para generar interés es importante saber qué le interesa al usuario que va a recibir la newsletter. ¿Parece obvio, no? Pues no siempre hacemos lo posible por conocer bien a la persona que está al otro lado. Consúltale mediante un centro de preferencias, en su área privada, en el que pueda escoger las temáticas y la frecuencia. Cuanto más podamos saber lo que le gusta al lector, más valor le aportaremos.

preference center example

¡Ah! Y que no se te olvide presentarte, envíale un e-mail de bienvenida en el que le expliques qué va a recibir y agradeciendo su suscripción.

 

Tu cliente es especial

Ya sea porque es rubio o rubia, porque le gusta más el mar que la montaña, porque prefiere la comida orgánica a la industrial… Tu cliente es único y le gusta que le traten como tal. Analiza su comportamiento post-clic y ofrécele mensajes personalizados con un copy emocional que vaya más allá. Personalizar el asunto no es suficiente.

Usa el canal para facilitarle información de valor como el consumo realizado durante el mes, el dinero ahorrado, las ofertas personalizadas que puede utilizar… De este modo usará la newsletter para estar informado y mantener el contacto con la marca mes a mes.

Pero si aún y así nuestro lector ha desconectado de nosotros y ya no lee nuestros e-mails, no pases de él. Envíale un e-mail con un gancho, como un descuento especial, para que vuelva a estar en contacto con nosotros. Y si no funciona, pregúntale si quiere darse de baja. ¡No queremos molestar a nadie!

Por último, premia a tus Brand ambassadors, esos que leen siempre tus e-mails y hacen de prescriptores. Son nuestros lectores con más valor, así que ofréceles algo especial para agradecerles su confianza.

Esperamos que nuestros consejos os ayuden a crear newsletters de alto impacto y mejor conversión para que todos vuestros usuarios contesten positivamente a la pregunta inicial: ¿A quién le gustan las newsletters?

About David y Maria

Somos parte del equipo de marketing de Runroom, tenemos especial debilidad por el mundo del e-mail marketing. ¿Nuestra mayor aspiración? Colarnos en el buzón de entrada y sacarle una sonrisa al lector.

Something to say?